¿Pueden dos voluntades retrógradas dominar a once millones de cubanos?

Por: Sergio Osmín Fernández Palacios

¿Pueden dos voluntades retrógradas dominar a once millones de cubanos?
#PartidoÚnicoNO.
————————-

Pues parece que sí, hasta ahora.

Raúl Castro Ruz (88) y José Ramón Machado Ventura (89) al ser éstos el Primer y Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba son, en efecto práctico, el poder real en el Estado-Partido cubano.

Si Ud. no lo entiende así pues,- con todo el respeto -, Ud. tiene una grave falta de conocimientos sobre lo que es el Totalitarismo.

Y le reitero es una abominable forma de organización del Estado, a través de la cual éste se funde con un «partido único» coartando a los Poderes Públicos y las Libertades Fundamentales del ser humano mediante una ideología. Ha sido impuesto por tres ideologías odiosas: Nazismo, Fascismo y Comunismo.

¿Aún con dudas?

Le sugiero una lectura corta y sencilla. Consulte el Diccionario de la Lengua Española, DLE, de la Real Academia Española, RAE, que incluso tiene una versión gratuita en-línea. Solo teclee el término Totalitarismo.

Ahora bien, son esos dos sujetos los que tienen el poder,- oscuro y nefasto -, de «La Indicación». Ese mandato y decisión por encima de la propia Ley, que como trueno parte desde la alta dirección de «El Partido Único» para rasgar o quebrar, incluye humillar, cuanta voluntad se interponga a su paso.

Son esos dos los que no permiten que nuestro Estado ratifique los Pactos Internacionales de Derechos Humanos de 1966 a contracorriente de la abrumadora mayoría de las naciones.

De ratificarse esos instrumentos internacionales traería consigo un sensible impacto en el Sistema de Derecho cubano.

Sería el caso de respetarse y legitimarse,- sin coartaciones -, la libertad al Derecho de Asociación, un Derecho Humano, universal e inalienable, que incluye la formación de partidos políticos. De modo que habría que modificar la Constitución de la República y, seguidamente, promulgar una ley orgánica, que regule la formación de tales instituciones de cardinal relevancia para la Democracia.

Pero esos dos le tienen pánico a ese hecho.

Son muchos los secretos, los abusos, los fraudes, las negligencias y las violaciones sistemáticas de derechos, que tienen que seguir ocultando y dejando impunes detrás de la falta de transparencia de «El Partido Único.»

Y, así las cosas, esos dos nos confunden al punto de tener a una mayoría de los Cubanos obnubilados. Pues nadie sabiendo que es el Totalitarismo, y su rechazo internacional, hubiera votado por el SI a la nueva ley suprema.

Esos dos no tienen ninguna vocación humanista, sino una vocación enfermiza de control sobre todos y todo, que comparten como legado de Fidel Castro Ruz.

Un capítulo aparte de esos dos son las extraordinarias prerrogativas que han dado a su ralea, parientes y ácolitos. Eso todos los sabemos si bien algún que otro hecho se escapa del dominio público.

¿De verdad esos dos pueden más que once millones de Cubanos?
——————-

LECTURAS RECOMENDADAS DEL AUTOR.

– «Un partido único es una aberración.»
https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=199871184341066&id=100029545566583

– «¿Cuánto el cuesta el Partido Comunista de Cuba a los Cubanos?
https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=204360480558803&id=100029545566583

PERFIL DEL AUTOR.

– Doctor en Derecho mención 《Cum Laude》.

– Abogado Anti-Totalitarismo.

– Activista por las Libertades Fundamentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *